Mes: agosto 2015


Ardor de estómago

La acidez y el ardor de estómago es un síntoma que quien más quien menos ha padecido en algún momento a lo largo de su vida. Consiste en una sensación de quemazón en el pecho que puede durar desde unos minutos hasta unas horas.

Ardor

Las causas más comunes del ardor de estómago son, por un lado, la debilitación de la mucosa gástrica protectora de las paredes del estómago (lo que la expone al efecto de los jugos ácidos del estómago) y el reflujo esofágico, consecuencia del paso de los ácidos del estómago al esófago (ya sea porque la válvula no cierre bien, se lleve ropa demasiado ajustada en la cintura o se coma demasiado). Como éste no tiene la mucosa tan protegida como el estómago, se irrita.

Te propondremos a continuación unos consejos que te ayudarán a combatir la acidez:

  1. Realiza 5-6 comidas al día, evitando comer copiosamente (mejor poco y a menudo).
  2. Mastica despacio: cuanto mejor triturado llega el alimento al estómago, más le facilitamos a éste su tarea.
  3. No fumes: el humo del tabaco favorece el reflujo, incrementa la acidez y hace las paredes del estómago más susceptibles a los ataques del ácido.
  4. No tomes muchas bebidas gaseosas, café o té: estimulan la producción de ácido en el estómago.
  5. No abuses del alcohol: es difícil de metabolizar e irrita el estómago.
  6. Evita los fritos y comidas ricas en grasas, así como muy condimentadas o el chocolate.
  7. Incluye en la dieta patata y zanahoria (neutraliza la acidez), arroz y manzana (desinflama la mucosa) y avena en copos (por la fibra suavizante de la mucosa).
  8. No tomes los alimentos ni demasiado calientes ni demasiado fríos.
  9. No seas sedentario y bebe mucha agua.

Si con esto no es suficiente, o el ardor dura más de una semana, desde la farmacia os podemos ofrecer soluciones, ya sea con medicamentos a base de ingredientes activos naturales como Reduflux, o con medicamentos antiácidos.

Y si el problema persiste, no dudes en visitar a tu médico para una exploración más a fondo.

Probióticos

Los probióticos son un conjunto de microorganismos vivos (bacterias y levaduras), que administrados en cantidad suficiente, tienen efectos beneficiosos para la salud. Así, ayudan a regenerar la flora bacteriana intestinal y mejoran la salud digestiva.

Muchas veces encontramos los probióticos asociados a prebióticos, que son sustancias alimentarias no digeribles que favorecen el crecimiento de la flora intestinal. Actúan como alimento de los probióticos. Son hidratos de carbono complejos, como los fructooligosacáridos, la inulina, la lactulosa o los galactosacáridos. De forma natural los podemos encontrar en algunos alimentos vegetales.

probioticos

¿Qué beneficios nos aportan los probióticos?

  • Nos ayudan a mantener la flora intestinal equilibrada.
  • Mejoran la función digestiva, de absorción y asimilación de nutrientes, y en casos de diarrea, estreñimiento o gases.
  • Nos ayudan a eliminar bacterias patógenas y mantienen bajo controla a levaduras parásitas, como la causante de las candidiasis.
  • Nos ayudan a reforzar el sistema inmunitario.
  • Intervienen en la síntesis de nutrientes, como algunas vitaminas del grupo B, vitamina K o biotina.
  • Nos ayudan a reducir el colesterol en sangre, según algunos estudios.
  • Mejoran la tolerancia a la lactosa y otros alimentos, y ayudan a disminuir las alergias alimentarias.

Los hábitos de vida actuales, en general, nos han llevado a una alimentación pobre en fibra, a estrés, a una elevada toma de antibióticos, o a la constante exposición a conservantes y aditivos, lo que afecta negativamente a la flora intestinal, y de rebote produce síntomas como flatulencias, pirosis, colitis, bajadas de defensas.

Es indispensable un correcto equilibrio de la flora intestinal para tener una correcta inmunidad y una buena función digestiva, así como una correcta flora de la zona urogenital. Por todo ello, es necesario llevar un estilo de vida saludable, con una alimentación sana y variada, para tener el mejor estado de salud.

¿Cuándo necesitarás un aporte adicional de probióticos?

  • Tras la toma de antibióticos, u otros medicamentos que puedan afectar a la flora intestinal.
  • En caso de tener diarrea o estreñimiento.
  • Junto con tratamientos para la candidiasis.
  • Para prevenir desordenes gastrointestinales tales como gases, hinchazón, gastritis o enfermedades inflamatorias intestinales.
  • Para prevenir o ayudar en casos de alergias alimentarias o intolerancia a la lactosa.
  • Para mejorar las defensas del organismo.

Pincha en el enlace para tener más información sobre probióticos.

Herpes labial

Por herpes labial entendemos las típicas ampollas o pupas que aparecen en los labios o alrededor de la boca. Al mismo tiempo suele haber una zona enrojecida. Normalmente se presenta también una sensación de hormigueo o de quemazón en la zona. Con el tiempo, las vesículas se rompen y supuran un líquido transparente. Al final del proceso se forma una costra y cicatriza en aproximadamente una semana.

El herpes labial está causado por el Virus del Herpes Simple, del cual somos portadores la mayor parte de los adultos, aunque no presentemos síntomas. El virus se propaga por contacto directo de las lesiones o por saliva de personas infectadas. A causa de toda una serie de factores desencadenantes se produce el brote de herpes labial: bajada del sistema inmunitario, exposición solar, frío, menstruación, cambios hormonales, fiebre, resfriados o gripe, fatiga, heridas.

¿Cómo afrontar un herpes si ya lo tienes activo?

Lo primero que hay que tener en cuenta son medidas generales, que se resumen en:

  • No toques la zona afectada, y si lo haces, lávate inmediatamente las manos.
  • No compartas cubiertos, barras labiales, cepillos de dientes o toallas, y evita contacto físico con tu pareja.
  • Sé higiénico.

Trata entonces tu herpes:

  1. Con antivirales como Zovicrem, a base de aciclovir, que inhibe la progresión del virus y favorece su curación.
  2. Con productos que reduzcan y limiten la progresión del virus, como Compeed Calenturas, Herpatch o Sorefix. Tienen la ventaja que además disimulan las  pupas.

No olvidéis que el sol puede desencadenar o agravar un brote de herpes labial. Por lo tanto, es muy importante tener los labios convenientemente hidratados y protegidos del sol, para lo cual hay barras labiales con filtros solares. Destacamos Photerpès SPF50+, desarrollado específicamente para garantizar una intensa hidratación y prevenir las calenturas inducidas o agravadas por el sol.

Cistitis

Con el término cistitis nos referimos a una inflamación de la vejiga, normalmente causada por infecciones de las vías urinarias o la vejiga, y usualmente por un microorganismo llamado Escherichia coli. Estas bacterias se adhieren a las paredes de la parte inferior del tracto urinario.

Afecta principalmente a mujeres. Se calcula que alrededor del 35% de las mujeres padecerán un episodio de cistitis a lo largo de la vida. Y lo que es peor, 1 de cada 5 de ellas padecerá recidivas de la infección a lo largo de los siguientes dos meses, y 1 de cada 10 tendrá más de dos episodios al año, ya sea por una mala curación, por resistencia a los antibióticos o por unos malos hábitos de higiene.

Las principales causas de estas infecciones son alteraciones en la flora vaginal, estreñimiento crónico, mal uso de antibióticos, falta de higiene, sequedad vaginal, relaciones sexuales…

Los principales síntomas de la cistitis son una orina turbia y con fuerte olor, febrícula, ardor o dolor al orinar, necesidad de orinar con frecuencia.

Si padeces de estos síntomas, es recomendable acudir a su médico para que te prescriba, en caso de ser necesario, el tratamiento más adecuado.

670px-Treat-Cystitis-Step-1

Si te preocupa el riesgo de padecer cistitis, la estás padeciendo, o has tenido cistitis recurrentes, te ofrecemos 10 consejos para prevenir la cistitis:

  1. Hidrátate convenientemente. Beber 1,5 litros de agua al día es beneficioso ya que ayuda a limpiar las vías urinarias.
  2. Intenta orinar cada 2-3 horas. Retener la orina aumenta el riesgo de que las bacterias se adhieran al tracto urinario.
  3. Orina antes y después de mantener relaciones sexuales. Arrastra posibles bacterias que pueda haber en la uretra.
  4. Límpiate siempre de delante hacia atrás, ya que la mayoría de las bacterias causantes de las infecciones provienen de las heces.
  5. Utiliza ropa interior de algodón y evita prendas ajustadas. Los tejidos naturales favorecen la traspiración y evitan la humedad.
  6. Evita el uso de protectores a diario. Los salvaslip limitan la transpiración y favorecen la humedad en la zona.
  7. Para el día a día, mejor la ducha que el baño, ya que el agua no deja de fluir.
  8. Utiliza productos específicos para la higiene íntima. Respetan el pH y la flora vaginal. Ver productos
  9. Evita el estreñimiento. Impide la expulsión de las bacterias próximas a la vejiga y que pueden colonizar el tracto urinario.
  10. Consume extractos de Arándano rojo. Contienen proantocianidinas, unas sustancias que evitan que las bacterias causantes de las cistitis se adhieran a las paredes del tracto urinario. Como resultado logramos disminuir de forma importante la frecuencia de estas molestas infecciones. Además, sin efectos secundarios conocidos ni riesgo de generar resistencia a antibióticos. Pueden tomarse como tratamiento (o junto con tratamiento con antibiótico) o como preventivo. Ver productos.

 

Piernas pesadas

Llega el calor y ya nos vemos en la playa o tomando un helado en una terraza. Pero para muchos es sinónimo de pesadez e incluso de dolor en las piernas. El calor, sumado muchas veces a otros factores, provoca vasodilatación que hace el retorno venoso más lento, y se acumula así líquido en tobillos y pantorrillas.

Las principales causas de la pesadez de piernas, aparte de la insuficiencia venosa, tienen que ver con algunos hábitos de vida (sedentarismo, problemas posturales, obesidad, exceso de sal en la dieta), desarreglos hormonales, menstruación y embarazo, y la toma de algunos medicamentos (como algunos anticonceptivos, algunos antihipertensivo o algunos antidepresivos).

El resultado: pesadez, dolor, calambres, edemas y arañas vasculares en las piernas.

¿Qué podemos hacer para combatirlo?

Hay que empezar por incluir hábitos de vida saludables en nuestra vida: ejercicio físico en la medida de nuestras posibilidades (andar, correr, bicicleta) y una dieta rica y variada, haciendo especial atención a una adecuada ingesta de líquido, evitar el exceso de sal y incorporar alimentos ricos en fibra como frutas y verduras.

Para combatir la acumulación de líquido tenemos a nuestra disposición drenantes, que nos ayudarán a eliminar el exceso de líquido a la vez que eliminar toxinas de nuestro organismo.

153226

Ortosifon Arkofluido

Para la fragilidad vascular tenemos remedios naturales ricos en ruscogeninas y flavonoides, elementos tradicionalmente reconocidos como protectores capilares, como la Vid Roja, el Rusco, el Ginkgo Biloba o el Castaño de Indias.

Para aliviar, geles y cremas para masajear esas piernas doloridas. Suelen ser geles con efecto frío y extractos de plantas que alivian, refrescan y descansan las piernas. Iniciar siempre los masajes por el tobillo e ir subiendo por la pierna.

Para cuando hay visibles las antiestéticas varices tenemos cremas que las tratan y previenen, como Remescar Varices.

255059                                               171610

Fitocold                                                                   Remescar

Pueden ser de ayuda en algunos casos medias terapéuticas de compresión gradual.

¿Qué más puedes hacer desde casa para combatir la pesadez de piernas?

Hay pequeños trucos caseros que si bien no te curarán, te harán sentir mejor:

  • Túmbate un rato con las piernas por encima del corazón.
  • En la ducha, dirige el chorro con agua fría desde los tobillos hasta las ingles.
  • Intenta no cruzar las piernas al sentarte ni uses tacones muy altos.
  • Intenta mantenerte activo. El sedentarismo no es bueno para nada.

No olvidar que puede ser un problema potencialmente importante en función de la intensidad con que se manifieste, con lo que si este problema os inquieta, no dudéis en consultar a vuestro médico.