Mes: noviembre 2015


Consejos para un correcto cepillado de dientes

La acumulación de placa bacteriana o biofilm oral es la causa más importante en la aparición de caries dental. Ello se debe al asentamiento sobre la superficie de los dientes de restos de comida y microorganismos. Para evitarlo, no hay más remedio que realizar un correcto cepillado de los dientes, que es el mejor método preventivo de la aparición de la placa bacteriana y la caries.

cepillo

Cepíllate siempre los dientes después de cada comida, al menos, tres veces al día.

Y utiliza una correcta técnica de cepillado:

  • Coloca el cepillo con un ángulo de 45º sobre el plano de los dientes y cepilla con movimientos de arriba abajo cubriendo encía, diente y sin olvidar la unión de ambos. Cuando acabes con la zona exterior de los dientes hazlo por la cara interna.
  • En la zona de masticación el cepillado debe ser en sentido horizontal.
  • Divide la boca en cuadrantes y no te olvides de ninguno.
  • Cuida de no cepillar los dientes en sentido horizontal ya que puedes dañar las encías.
  • Presta atención a los espacios interdentales, y, si es preciso, usa cepillos interdentales o seda dental.
  • Después del cepillado, puedes usar un irrigador bucal para complementar la eficacia de tu higiene bucal. Especialmente indicado si tienes problemas de inflamación de encías, llevas brackets o implantes.
  • Cepilla también de forma suave la lengua, lo que mejora el aliento.
  • Para acabar, enjuaga bien la boca con tu colutorio.

Lava y seca el cepillo después de su uso.

Recuerda cambiar el cepillo cada dos o tres meses, o cuando las cerdas del cepillo presenten ya desgaste. Un cepillo gastado no limpia de forma eficiente.

En nuestra tienda web www.farmaciarenedo.com encontrarás una amplia selección de cepillos manuales, cepillos eléctricos, irrigadores,  cepillos interdentales y sedas. Elige el que mejor se adapte a ti.

Y recuerda, una correcta higiene dental es el mejor método que tienes para prevenir la caries.

Haz frente a la gripe con homeopatía

Tenemos a las puertas el frío, y empieza ya a hablarse de la gripe y presentarse los primeros resfriados. Como no estamos dispuestos a que ello interrumpa nuestro ritmo de vida debemos poner medidas para evitarlo:

Aliméntate de forma adecuada y equilibrada, bebe suficiente y abrígate de forma conveniente,… y utiliza la homeopatía para prevenir la gripe.

Oscillococcinum

Especialmente para todos los que preferís remedios homeopáticos en vez de medicamentos tradicionales, Oscillococcinum, preparado a partir de cepas de Anas barbarie, es la mejor alternativa para neutralizar el malestar de forma natural. Oscillococcinum es eficaz tanto en el tratamiento del cuadro agudo como en la prevención de los procesos gripales.

¿Cómo tomar Oscillococcinum?

Para prevenir los estados gripales basta con tomar un tubo monodosis a la semana.

Cuando notas los primeros síntomas toma un tubo monodosis lo antes posible y puedes ir repitiendo, si hace falta, cada 6 horas.

Si el estado gripal está plenamente declarado, toma un tubo monodosis cada 12 horas durante 3 días.

Oscillococcinum está indicado en todas las edades, y no se conocen efectos adversos relacionados con su toma. En niños pequeños y bebés disolver la dosis de glóbulos en un poco de agua.

Si eres una persona preocupada por llevar una vida saludable y te preocupa prevenir enfermedades, si tienes tendencia a resfriarte de forma recurrente, si eres propenso a padecer bronquitis u otras patologías infecciosas, prueba Oscillococcinum. Usado con regularidad, lograrás disminuir la frecuencia e intensidad de los cuadros.

Tienes dos formatos a elegir: Oscillococcinum 6 dosis y Oscillococcinum 30 dosis.

¡Haz frente a la gripe este invierno!

Resistencia a antibióticos

Los antibióticos y antimicrobianos son medicamentos que curan enfermedades causadas por bacterias y otros microorganismos. Utilizados correctamente salvan miles de vidas, pero el mundo se está enfrentando a un serio problema. Y este problema parecía ya resuelto cuando Fleming descubrió la penicilina. En efecto, cada vez se está presentando más un creciente problema de resistencia a estos medicamentos.

microorganismos

Los microorganismos evolucionan cuando se exponen frente a los antimicrobianos: mueren los individuos sensibles y sobreviven aquellos que han mutado y se han hecho resistentes. Son a los que, conforme va pasando el tiempo debemos enfrentarnos, y ya no son sensibles a los medicamentos que disponemos.

Según la OMS, la resistencia a antibimicrobianos:

  • Compromete la prevención y el tratamiento eficaz de un número cada vez mayor de infecciones causadas por bacterias, parásitos, virus y hongos.
  • Constituye una seria amenaza para la salud pública mundial.
  • Afecta a todas las partes del mundo sin excepción.

Hay que tener en cuenta que las infecciones causadas por microorganismos resistentes no responden a los tratamientos convencionales, alargando la duración de la enfermedad, y aumentando incluso el riesgo de muerte por enfermedades que ya se tenían controladas.

Además, la resistencia a los antibióticos pone en jaque a los logros de la medicina moderna. ¿Quién se arriesgará a una operación de cirugía preventiva? O, ¿cómo se harán transplantes de órganos sin profilaxis antimicrobiana?.

Así que, ayuda al mundo a luchar contra la resistencia a los antibióticos:

  • Utiliza sólo antibióticos cuando te los prescriba tu médico.
  • No presiones a tu médico para que te lo prescriba. Ni presiones a tu farmacéutico para que te lo venda sin prescripción médica: no puede recetar, ni vender antibióticos sin prescripción médica.
  • No utilices antibióticos para la gripe o el refriado: no son eficaces contra los virus.
  • Sigue al pie de la letra las instrucciones de tu médico cuando tomes antibióticos. La posología y duración del tratamiento debe ser el adecuado. No interrumpas el tratamiento aunque te sientas mejor.
  • No des ni recomiendes antimicrobianos a otras personas, ni utilices recetas sobrantes de tratamientos anteriores.
  • Lávate las manos y evita el contacto directo con enfermos para evitar el contagio de infecciones bacterianas y víricas.
  • Utiliza preservativo para prevenir el contagio de infecciones de transmisión sexual.
  • Vacunate y ten al día tu carnet de vacunaciones.

No queremos llegar a una era postantibióticos en la que infecciones comunes puedan volver a ser mortales.

Caída del cabello

Estamos en otoño, una de las épocas más bonitas en los bosques, con unas coloraciones espectaculares, pero que acaba, inexorablemente, con la lenta, pero constante, caída de las hojas.

Y, mal que nos pese, ¡del cabello!

Caida cabello

Es normal que en esta época de cambio de estación perdamos algunos cabellos, y no debe alarmarnos ya que responde a un ciclo de renovación capilar. En un par de meses debemos recuperarlo de forma natural.

Pero, ¿y si no?

Hay otros factores que pueden influir o agravar esta pérdida de cabello: hay una predisposición genética, a la que hay que sumar el estrés, déficit de vitaminas o de hierro o situaciones como el embarazo o algunas enfermedades.

Así que, ¿qué podemos hacer para salvar nuestro cabello y lucirlo más sano y fuerte? Os proponemos unas claves:

  • Lleva una alimentación sana y equilibrada. Cuida, en especial, un aporte adecuado de proteínas, ya que el pelo está constituido por ellas, de vitaminas del grupo B y hierro.
  • Toma complementos alimenticios específicos para la caída del cabello, con aporte extra de biotina o hierro, imprescindibles para tener un cabello sano y fuerte. Puedes encontrar en nuestra tienda web (www.farmaciarenedo.com) los mejores suplementos de las líneas Be+, Lambdapil, Cumlaude, Priorin, y otras, para frenar la caída y revitalizar tus cabellos
  • Usa champús o lociones anticaída, formulados específicamente para frenar la caída y estimular el folículo piloso para generar cabello nuevo. Consulta en nuestra tienda web (www,farmaciarenedo.com) nuestra selección de las mejores marcas y formatos ahorro.
  • Cepilla el cabello con suavidad y masajea el cuero cabelludo. Esto mejorará la circulación en los folículos pilosos.
  • Evita un exceso de geles o productos para peinado; pueden dañar tu cabello.

Día Mundial de la Diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que se manifiesta por una dificultad del organismo a la hora de utilizar el azúcar que ingiere con los alimentos. Como resultado, se ocasiona hiperglucemia, ya que el azúcar se acumula en la sangre sin poder ser utilizado por los tejidos.

Ello es debido a una deficiente o nula producción de insulina por parte del páncreas. La insulina es la hormona encargada en el organismo de regular los niveles de azúcar en sangre, y favorecer el paso del azúcar de la sangre hasta los tejidos para ser utilizado.

Con el paso del tiempo la diabetes va provocando toda una serie de complicaciones, originadas por problemas micro y macrovasculares. Éstas se traducen en:

  • Lesiones oculares: Retinopatía, que puede acabar en ceguera.
  • Lesiones renales: Que pueden acabar en insuficiencia renal.
  • Lesiones nerviosas: Que pueden provocar impotencia o el pie diabético (con amputaciones por infecciones graves en casos extremos).
  • En fermedades cardiovasculares, como anginas o infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia circulatoria los miembros inferiores.

En nuestro país se calcula que hay unos dos millones de personas que sufren diabetes sin diagnosticar.

Nuestro estilo de vida condiciona claramente el riesgo de padecer la forma de diabetes tipo 2, o del adulto, así que ten en cuenta estos consejos para cambiar el mañana, pues la prevención es esencial:

  • Sigue una dieta adecuada y equilibrada.
  • Practica ejercicio físico de forma regular.
  • Vigila tu peso.
  • No fumes.
  • Si consumes alcohol, hazlo moderadamente.
  • Controla tus niveles de glucosa de forma regular.

Empieza ahora a prevenir o retrasar la posibilidad de padecer diabetes, desde los factores que puedes controlar: una alimentación y unos hábitos de vida saludables. No hay que olvidar que esta patología es la principal causa de ceguera, de amputación no traumática de miembros inferiores y de enfermedad renal avanzada con necesidad de diálisis.

Para más información sobre las actividades del día mundial de la diabetes consulta el enlace de la ADC (Associació de Diabètics de Catalunya) o la FEDE (Federación de Diabéticos Españoles).

Intolerancia a la lactosa

Puede que conforme van pasando los años vayas notando una serie de situaciones como molestia abdominal, hinchazón o distensión abdominal, gases y flatulencias, o otros desórdenes digestivos, que además asocias a después de haber tomado productos lácteos.

intolerancia_a_la_lactosa

Es posible, entonces, que padezcas de intolerancia a la lactosa.

La intolerancia a la lactosa es una situación que se produce cuando en el intestino delgado no hay suficiente cantidad de lactasa, que es la enzima encargada de digerir la lactosa, un tipo de azúcar presente en la leche de los mamíferos. Como consecuencia de ello, parte de la lactosa, (o toda, en función del grado de intolerancia) pasa al intestino grueso, donde es utilizada por las bacterias del intestino grueso, generando las sustancias de deshecho (gases y grasas de cadena corta) responsables del cuadro sintomático que puedas presentar.

Pero, ¿porqué se produce esta intolerancia a la lactosa?

  • De origen genético, se pierde, de forma progresiva la capacidad de producción de lactasa, con lo que se va perdiendo poco a poco la capacidad de digestión de la lactosa.
  • Secundaria a un daño intestinal temporal que interfiere en la producción de lactasa, como infecciones, uso de antibióticos, algunas enfermedades intestinales o malnutrición (como anorexia o bulimia). En este caso, la intolerancia es temporal; cuando se restablecen las condiciones normales desaparece esta condición.
  • Congénita. Se presenta, pero, muy raramente.

Y, ¿qué puedes hacer si tienes intolerancia a la lactosa?

Lógicamente, restringir o eliminar el consumo de leche o derivados lácteos. Hay hoy en día posibilidades de elegir leches y lácteos “bajos en lactosa” o “sin lactosa”, que pueden ser elegidos en función de nuestro grado de tolerancia.

Hay que tener presente que la leche de vaca y derivados son una fuente importante de calcio, vitamina D y de algunas proteínas, que deben ser compensadas con otras fuentes de vitaminas y minerales. Otros alimentos ricos en calcio pueden ser el brócoli o la coliflor, sardinas, salmón, frutos secos.

De todas formas, puede que un día no quieras renunciar al sabor de la leche de vaca o de un buen trozo de queso, o que te encuentres en una cena de negocios o de amigos o estés en alguna celebración. Para estos casos tienes la opción de tomar Lactoben o Lactoben Forte, un complemento alimenticio que contiene lactasa, la enzima que te permitirá digerir los lácteos. Elige una u otra en función del grado o intensidad con que manifiestes la intolerancia a la lactosa.

Hemorroides

Se calcula que entre el 30 y el 50% de la población, en especial en la franja de edad entre 45 y 65 años, ha padecido, padece o padecerá algún trastorno relacionado con las hemorroides. Afectan muy negativamente a la calidad de vida de quien las padece, con unos síntomas que van desde una simple inflamación y molestia a picor, dolor o sangrado.

Hemorroides

Las hemorroides están causadas por una dilatación e inflamación de las venas hemorroidales, que rodean el canal rectal. Y esto, normalmente, es consecuencia de cuando se somete a presión la zona, como en casos de estreñimiento crónico, o si hay que hacer mucha fuerza para defecar. En casos leves, esta inflamación no sobresale por el ano, pero en casos más avanzados pueden sobresalir de forma temporal, por ejemplo al defecar, o de forma permanente, causando un intenso dolor si la sangre se coagula.

La sintomatología que dan depende del grado de la hemorroide. En casos leves se puede observar sangre en las heces o en el papel higiénico y/o picor en la zona anal. Conforme la enfermedad hemorroidal va agravándose, empeora la intensidad en la que se presentan los síntomas: pinchazos y sensación de comezón y picor en la zona anal, producción de exudado, sangrado, dolor.

Para abordar el tratamiento de forma global debemos tener en cuenta, por un lado, determinadas medidas higiénico-dietéticas, y, por el otro, tratamiento farmacológico, destinado a disminuir la inflamación y el dolor.

Por lo que respecta a las medidas higiénico-dietéticas, van encaminadas a:

  • Combatir el estreñimiento:
    • Con una dieta rica en fibras, abundante líquido y evitando los alimentos irritantes, como los muy especiados, alcohol, café o ácidos.
    • Si es necesario, con suplementos de fibra, que ablanden las heces, y disminuir así el esfuerzo y el estreñimiento, como Plantaben o Agiolax; para que funcionen correctamente debe ingerirse mucha agua.
    • Realizando ejercicio aeróbico con regularidad, y evitando el sedentarismo
  • Higiene local adecuada. Mejor con toallitas especiales, como Hemofarm toallitas, para facilitar una limpieza no irritante después de cada evacuación.

Como ya hemos comentado, los medicamentos van destinados, principalmente, a disminuir el dolor y la inflamación, aunque los hay que también nos pueden ayudar mejorando la circulación periférica.

  • Para disminuir el dolor  y la inflamación: Pomadas antihemorroidales, con corticoides tópicos, como Hemorrane, con anestésicos tópicos como Hemoal, con asociaciones de ambas como Antihemorroidal Cinfa o Anso Pomada, o si sois partidarios de remedios naturales, con Avenoc pomada, que es un medicamento homeopático. En este caso, hay que tener en cuenta que Avenoc pomada puede ser usado con seguridad durante el embarazo, época en la que no es infrecuente padecer de este problema.
  • Para mejorar la circulación periférica, se aconseja en determinados casos medicamentos como Daflon, que tiene efecto venotónico favoreciendo el retorno venoso.

 

Bolsas y Ojeras

Ojeras

¿Se te ven los ojos hinchados?

¿Se te ven los ojos cansados?

¿Tienes bolsas?

Entonces tu cara no luce como debiera. Es el momento de poner ¡buena cara!

Las bolsas y ojeras pueden salir por diversos motivos, siendo los principales:

  • Cansancio y malos hábitos.
  • Predisposición genética y/o mala circulación.

Antes que nada, tenemos que tener en cuenta que la zona de alrededor de los ojos es donde la piel es más fina, y por tanto menos colágeno y elastina tiene. Además tiene multitud de pequeños músculos en constante movimiento, lo que la hace más susceptible a que se distienda.

Aunque tendamos a meterlas en el mismo saco, no son lo mismo las bolsas que las ojeras:

  • Bolsas: Se originan por acumulación de sustancias, líquidos y grasas, que provocan una hinchazón de la zona bajo los ojos, que sumado a la flacidez de la piel en esta zona, hace que el rostro se vea envejecido y cansado.
  • Ojeras: Cambio de coloración, del amarillento al morado, de la piel debajo de los ojos, principalmente por mala vascularización de la zona, aunque otras causas como retención de líquido o cambios hormonales también pueden influir. La falta de descanso no hará más que agravar el problema.

Ni bolsas ni ojeras suponen un riesgo para la salud, pero si un pequeño problema estético para quien las tiene.

Y, ¿qué os podemos recomendar para prevenirlas o tratarlas?

  1. Descansa adecuadamente, para no agravarlas.
  2. Hidrátate de forma adecuada. Beber suficiente es sabido que te ayuda a mantener una piel saludable; también la del contorno de los ojos.
  3. Lleva una alimentación sana y rica en antioxidantes.
  4. Si ya las tienes, utiliza cremas específicas para este problema. En nuestra tienda web encontrarás nuestra selección:

Una mirada descansada y luminosa hará que tu cara luzca radiante y saludable.

En una próxima entrada de nuestro blog hablaremos sobre cómo prevenir y tratar las arrugas en la zona del contorno de los ojos.