Deporte y Sol

¡Siempre hay que practicar deporte! Y en verano, cuando solemos tener más tiempo libre, por supuesto, también. Pero hay que tener en cuenta dos cosas muy importantes: hace más calor que el resto del año, y, el sol aprieta mucho más. El riesgo de sufrir un golpe de calor es mucho más alto.

Así que debemos evitar realizar ejercicio intenso entre las 10 y las 16 horas, que es cuando más aprieta el calor. La combinación de deporte y elevadas temperaturas no suele ser buena.

¡Ah! Y siempre llevar provisiones de bebida suficientes para evitar la deshidratación. En realidad, debes beber antes, durante y después del ejercicio físico. Si es intenso o de larga duración, mejor con bebidas especiales para el deporte, ya que aparte de agua en sí, aportan las sales minerales que pierdes durante la práctica deportiva.

Por lo que respecta al sol, protegerse es vital:

  1. Por un lado, con cremas fotoprotectoras. Asegúrate de que tienen un factor de protección solar elevado, siendo lo ideal 50. Y, además, de que lo aplicas correctamente. Es decir, media hora antes de exponerte al sol, y reaplicarlo cada 2 horas o con más frecuencia si sudas mucho o te mojas. Tampoco puedes olvidar ninguna de las zonas expuestas: cara, cuello, nuca, escote, orejas, brazos, piernas y manos.
  2. Cuida específicamente tus ojos. Usa unas gafas de sol homologadas (con el símbolo CE). Debes evitar los efectos dañinos de la radiación solar, ya que provoca alteraciones en forma de cataratas o degeneración macular. Igual que con la piel, provoca un envejecimiento prematuro celular.

Como protector solar, para el deporte nos encanta el Isdin Fusion Gel Sport. La textura no grasa se absorbe al momento y luego, cuando sudas, no te pican los ojos.

También puedes ver nuestra colección de gafas de sol, con cristales homologados, para cuidar al máximo tus ojos.