Mes: junio 2017


Sensibilidad dental

La sensibilidad dental es una afectación de la boca que puede ir de lo molesto a un dolor agudo. Es relativamente frecuente y se presenta de forma transitoria como respuesta a estímulos normalmente térmicos o químicos. No suele estar asociada a otros problemas dentales.

En un diente sano es el esmalte dental el encargado de proteger el interior de los dientes, donde se alojan los nervios y vasos sanguíneos. Si esta capa se vuelve más fina, las zonas interiores quedarán expuestas a través de unos microtúbulos, con lo que aparece el problema de la sensibilidad dental, sobre todo al contacto con frío o calor.

La sensibilidad dental puede deberse a varias causas:

  • Cepillado muy brusco, o malos hábitos como tener bolígrafos o “palillos” en la boca que puede provocar abrasión.
  • El bruxismo, o roce de diente con diente, que puede desgastar el esmalte en la zona de masticación.
  • Alimentos o bebidas con contenido ácido.
  • Alimentos ricos en azúcar, que favorecen la aparición de placa dental. Ésta puede producir una recesión de las encías, y dejar así zonas expuestas.

Para combatir este dolor provocado por los dientes sensibles hay que usar un tratamiento diario que ayude a disminuir esta sensación dolorosa. Para ello, hay líneas de dentífricos especializadas en tratar este problema. Suelen contener nitrato potásico y fluoruro sódico. El primero bloquea los terminales nerviosos expuestos y que provocan la sensibilidad dental. El flúor tapa los túbulos con cristales de fluoruro cálcico, lo que hace más difícil al estímulo llegar hasta las capas internas.

En nuestra tienda web (pincha aquí) encontrarás pastas y colutorios foos para tratar específicamente la sensibilidad dental, de primeras marcas como Sensodyne, Desensin, Lacer o Bexident.

Para acabar con el tema, unos trucos para combatir la sensibilidad dental.

  1. Cepíllate los dientes de forma suave con una pasta específica para sensibilidad dental u plantéate usar un cepillo suave para no erosionar el esmalte.
  2. Limpia con esmero los espacios interdentales, para eliminar toda la placa bacteriana, e intentar evitar así la retracción de las encías.
  3. Enjuaga luego bien la boca con un colutorio para la sensibilidad dental durante al menos, 30 segundos.

Cabello en verano ¿Lo cuidas?

Todos tenemos claro que hay que cuidar y proteger la piel de los daños del sol. Pero, ¿te acuerdas alguna vez del cabello? En verano vas a la playa, o la montaña, donde sumamos factores que no son habituales en tu día a día: más sol, cloro de las piscinas, sal del mar, temperaturas más elevadas

¿Verdad que tras unos días intensivos de playa tu pelo está más áspero, encrespado y ha perdido brillo y color? Luego, claro está que tu rutina de cuidado del cabello no te sirve en verano.

Si esto te resulta familiar, debes conocer Phytoplage. Es una línea específica para combatir el desgaste que sufre el cabello en verano. Con la garantía Phyto, laboratorio especialista en el cuidado natural del pelo. Te ofrece productos de cuidado para antes de la exposición solar y para repararlo después.

  • Línea Protectora
    • Aceite Protector: Aceite con extracto de caléndula, especial para los cabellos muy secos y estropeados. Incorpora un filtro solar para proteger el pelo, dejando un acabado con efecto mojado. Se vaporiza sobre el cabello seco o mojado, y debe reaplicarse tras el baño.
    • Velo Protector: Especial para cabellos normales a secos, el velo con extracto de caléndula protege el pelo de la deshidratación. Incorpora un filtro solar, y, al igual que el aceite, se debe vaporizar en seco o mojado y reaplicar tras el baño.
  • Línea Reparadora
    • Champú Rehidratante: Contiene extracto de caléndula, y ayuda a eliminar los restos de sal, arena o cloro, devolviendo el brillo y la flexibilidad al cabello. Puede usarse también para el cuerpo.
    • Mascarilla Reparadora: Tratamiento intensivo para nutrir las fibras del cabello, dejándolo suave y flexible. Debe aplicarse tras el champú, de medias a puntas, y dejándolo actuar de 2 a 5 minutos según el tipo de pelo. Aclarar después con agua abundante.
    • Spray Reparador: Tu “aftersun” del cabello. Te ayuda a desenredar y nutrir el cabello, y deja un acabado, suave y brillante. Se aplica de medias a puntas después de la exposición al sol, con el pelo seco o mojado. Proceder luego al peinado. No necesita aclarado.