Mes: enero 2020


Ictus

Un ictus consiste en una interrupción repentina, que puede ser temporal o definitiva del riego sanguíneo en alguna zona del cerebro. Esta falta de riego sanguíneo hace que no llegue oxígeno y glucosa y conlleva una serie de afectaciones transitorias si se recupera el riego o definitivas si hay daño aparente en las células afectadas.

Las consecuencias pueden ser graves: en España es la segunda causa de muerte y la primera en discapacidades. Afecta a mucha gente en edad laboral y provoca la muerte o una discapacidad grave en la mitad de los casos. Según las estadísticas, 1 de cada 6 de nosotros tendremos un ictus.

Así que ¡debemos andarnos con ojo! Hay muchos factores de riesgo que podemos controlar nosotros mismos. Si quieres prevenir los ictus debes seguir unos

Consejos de tu Farmacia

  1. Controlar tu tensión arterial.
  2. Vigilar tus niveles de colesterol.
  3. No fumar, no consumir drogas y moderar el alcohol.
  4. Controlar los niveles de azúcar.
  5. Evitar el sobrepeso.
  6. Practicar actividad física y evitar una vida sedentaria.
  7. Controlar el estrés.
  8. Hacerte revisiones con el cardiólogo, ya que patologías como las arritmias aumentan el riesgo de padecer un ictus.

¿Verdad que muchos de estos factores dependen de nosotros? El 90% de los ictus son evitables.

Atención

Ante la sospecha de que estás delante de un ictus debes actuar con rapidez. Lo detectarás si:

  • Se “descuelga” un lado de la cara, y el afectado es incapaz de sonreír o enseñar los dientes.
  • Observas pérdida de fuerza o sensibilidad en un lado del cuerpo.
  • El afectado se torna incapaz de expresarse correctamente o entender nada.

Ante cualquiera de estos síntomas, no lo dudes, debes actuar con rapidez y llamar cuanto antes a los servicios de emergencia. En estos momentos cada minuto es vital para que un afectado de ictus sufra el mínimo de consecuencias, en forma de discapacidad, posibles, o incluso sobrevivir.